Lun. May 17th, 2021

Fundación

Jotabeche40| En 1889, proveniente desde Chicago, Estados Unidos, llega a nuestro país el Reverendo Willis Collins Hoover Kurk y su esposa a la ciudad de Iquique, para enseñar en el Colegio Inglés, dependiente de la Iglesia Metodista Episcopal. Sólo once años antes había llegado a Chile esta denominación de origen norteamericana, bajo la dirección del Obispo Bristol, con la misión de difundir su doctrina en varias regiones creando en poco tiempo establecimientos educacionales y construyendo templos en Santiago y ciudades de provincia.

Establecido en Iquique, Mr. Hoover formó algunas iglesias llegando a ser Pastor en la obra de habla hispana establecida allí hasta 1902. Ese año, recibió la orden de trasladarse a Valparaíso para asumir la dirección de la Iglesia en el puerto, lo que se hizo efectivo el 13 de febrero.

El Pastor Hoover inició en el templo de la calle Olivares, en Valparaíso, una intensa búsqueda de renovación espiritual a través de la oración y el estudio de la Palabra. Poco a poco empezó a gestarse una profunda comunión con Dios, y un hambre y sed de justicia pocas veces visto. La congregación empezó a crecer y se estableció en el seno de esa Iglesia un ambiente de mucha espiritualidad. Junto a eso, llegó a manos del Pastor Hoover, un folleto que hablaba de los sucesos extraordinarios ocurridos en un hogar de niñas huérfanas que dirigía la misionera Pandita Ramabay en la India. Se decía allí que habían sido bautizadas en el Espíritu Santo, el cual se había manifestado entre ellas con gran poder y gloria.

  • El interés que despertó en la vida espiritual del Pastor Hoover a raíz de la lectura, fue que deseó vivir y conocer en carne propia aquella maravillosa experiencia.

 

  • Esperanzados de vivir este Fuego del Espíritu Santo comenzaron a orar todos los días manifestándose extraordinarios dones, idiomas extraños, llantos, risas, cantos, sueños, visiones, sanidades, y por sobre todo, arrepentimiento, confesión de pecados y plena entrega a la voluntad de Dios. Los que tenían esta experiencia se sentían felices y generalmente fueron cambiados en su forma de vivir.

 

  • Este despertar espiritual en la Iglesia Metodista de Valparaíso, sufrió la resistencia de parte de los demás pastores metodistas, como también del Obispo Bristol, y del Superintendente Rice, encargado de la obra en Chile. No obstante, la Iglesia allí crecía de una manera espectacular, llegando la asistencia los días domingos, a unas 1.500 personas e iban testimoniando por doquier esta nueva experiencia del Santo Evangelio.

 

  • En tanto, estos acontecimientos, eran seguidos muy de cerca por los hermanos de la 1° y 2° Iglesias Metodistas Episcopales de Santiago.

 

  • Los hermanos que venían desde el puerto les contaban las maravillas que el Señor estaba haciendo con ellos, por lo que también, un grupo de hermanos de ambas Iglesias en Santiago, estaban orando para que Dios se manifestara en sus vidas.

 

  • Las diferencias, entre los hermanos que deseaban recibir el Espíritu Santo de Dios en sus vidas, con sus Pastores de la Iglesia Metodista Episcopal, que las rechazaban, derivaron en el nacimiento de la Iglesia Metodista Pentecostal de Chile el domingo 12 de septiembre de 1909.

 

  • En Santiago, el primer grupo lo encabezó el Pastor Carlos Leighton con la colaboración de los hermanos Manuel Umaña, Guillermo Toro y Eustaquio Cerda. Y el segundo grupo de hermanos los guió el Pastor Metodista Víctor Pavez en la calle Nataniel.

 

  • En tanto, la Iglesia de Valparaíso tardó un poco más en constituirse, pues tuvo que esperar los acuerdos de la Conferencia Metodista de 1910. Las presiones de todos los pastores metodistas para que el Pastor Hoover se retractara y diera por tierra con el movimiento pentecostal, hicieron que finalmente Mr. Hoover renunciara a la Iglesia Metodista el 13 de abril de 1910.

 

  • Cuando se conoce esta decisión, los hermanos de Valparaíso y Santiago le instaron al Pastor Hoover que ejerciera la Superintendencia General avalado por su vasta experiencia, cargo que ocupó hasta el año 1933 cuando se produce la separación de una parte de la Iglesia, la que más tarde se constituiría con el nombre de Iglesia Evangélica Pentecostal.
  • 1
    Compartir

Deja una respuesta

Programa Testimonios de Fe

Testimonio de Fe | Hermana en Cristo que no podía Tener Hijos

Testimonios: Hermana en Cristo que no podía Tener Hijos

Publicado por Testimonios de Fe en Sábado, 2 de mayo de 2020

Instagram did not return a 200.